Novedades
mayo 28, 2024
Día del cáncer colorrectal: una enfermedad que se puede prevenir y curar

El cáncer de colon o cáncer colorrectal es un tumor maligno que se desarrolla en el intestino grueso, que está compuesto por colon y recto.

La mayoría de los canceres colorrectales se presenta en personas mayores de 50 años y sin antecedentes personales ni familiares. Pero puede aparecer también en personas más jóvenes, debido a varios factores.

Sin embargo, se trata de una enfermedad que se puede prevenir, se puede detectar precozmente y se puede curar.

 

Prevención y detección precoz

La prevención primaria tiene como objetivo evitar la aparición del cáncer colorrectal. Para ello, es importante sostener algunos hábitos saludables, entre ellos:

  • Moderar el consumo de carne roja y carne procesada.
  • Llevar una dieta baja en grasas y rica en fibra, fruta, verdura, leche y productos lácteos.
  • Ingerir ácido fólico (una forma de folato) en forma adecuada, calcio y vitamina D.
  • Evitar el consumo de tabaco y moderar el consumo de alcohol.
  • Realizar actividad física en forma regular.

Previo a la aparición de un tumor colorrectal, suelen desarrollarse pólipos, que son pequeñas aglomeraciones de células en el tejido del intestino. Si bien la mayoría son inofensivos, algunos pueden evolucionar y transformarse en malignos. Esto abre una oportunidad a la detección precoz. La prevención secundaria o cribado (también llamado screening, en inglés) tiene como objetivo hallar el cáncer o los pólipos en una fase temprana, antes de que aparezcan síntomas. Para ello, contamos con pruebas como el test de sangre oculta en materia fecal (SOMF) y la colonoscopía.

Las indicaciones de estos estudios son las siguientes:

Población de riesgo medio: son aquellas personas que tienen entre 50 y 75 años de edad, que no tienen síntomas ni tienen otros factores de riesgo para este cáncer. En nuestro país, se recomienda realizar el test de SOMF anual o cada 2 años, más colonoscopía, según los resultados del primero.

Población con antecedentes familiares de este cáncer: En estos casos, la prueba de cribado apropiada es directamente la colonoscopía, y la edad de inicio y el intervalo entre pruebas depende del número de familiares afectados, la edad al diagnóstico y el grado de parentesco. Siempre es importante una consulta para evaluar este riesgo, pero en general se recomienda comenzar entre los 40-45 años.

 

Síntomas que deben llevar a la consulta

Es fundamental realizar los controles aunque no se presenten síntomas. No obstante, ante cualquiera de estos signos, se debe consultar sin demora:

  • Sangrado
  • Cambios en la forma habitual de evacuar el intestino
  • Dolores abdominales o rectales frecuentes
  • Anemia o pérdida de peso.

En las personas que presentan colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn (sin importar la edad), o que ya tuvieron pólipos adenomatosos, es clave consultar y generar un plan de seguimiento con el/la especialista.

 

Tratamientos y pronóstico

El tipo de tratamiento se establece en función de los siguientes factores:

  • Características del paciente. Edad, otras enfermedades que dificulten algún tratamiento y estado funcional.
  • Localización del tumor. Colon derecho, colon izquierdo o recto.
  • Tipo de tumor.
  • Estadío en el que se encuentra la enfermedad.

Existen varios tipos de abordajes terapéuticos en el cáncer colorectal que pueden realizarse de forma individual o combinados:

Cuando el cáncer colorectal se detecta a tiempo, las posibilidades de curación son superiores al 90%.

 

Otras ediciones