Desde la Asociación de Oncólogos Clínicos de Códoba, queremos expresar nuestra solidaridad con los médicos del geriátrico “Santa Lucía” de Saldán, que según se ha conocido en medios de comunicación, han sido imputados por un fiscal; por su supuesta responsabilidad en el contagio de coronavirus de las personas que allí residían o trabajaban.

En sus figuras, y en la de quienes trabajan en el Hospital Italiano, que también están atravesando momentos de zozobra, manifestamos nuestro apoyo a todos los profesionales de la salud que están sufriendo ataques, discriminación o represalias en su ejercicio diario; así como también expresamos nuestro reconocimiento al compromiso con el que están cumpliendo su labor, en el contexto de esta pandemia.

Los y las profesionales de la salud están permanentemente expuestos al riesgo de contagio, máxime cuando no en todas las instituciones se provee de los elementos de protección personal necesarios y recordando que muchos de ellos trabajan en condiciones de precarización y poliempleo. A esto, se suma ahora el riesgo de ser blanco de sospechas y acusaciones infundadas, por el simple hecho de sostener la atención y estar al servicio de la comunidad.

Apelamos a la cordura y a la mesura de las autoridades sanitarias y judiciales y a la comprensión de toda la sociedad, para evitar criminalizar estos incidentes y, en su lugar, buscar juntos la forma de minimizar el riesgo de propagación de este virus hacia adentro de las instituciones de salud y proteger tanto a las personas que buscan atención como a las y los trabajadores.